Las dificultades de algunos niños que presentan problemas emocionales o de conducta en el entorno escolar es uno de los motivos más usuales que nos demandan las familias hoy en día.

Es una experiencia frustrante para todos: para el profesor que no consigue motivar al alumno, para las familias que no saben cómo poder ayudarle y sobre todo para el propio alumno que no gestiona bien el control de sus emociones.

Debemos entender que para un niño con este tipo de problemas, la carga que soporta es mucho mayor que la de cualquier niño de su edad que no tenga estas dificultades. Además acabará repercutiendo en su rendimiento académico añadiendo sus malos resultados a su “mochila cargada de un peso agotador y estresante” para todos.

Los trastornos más comunes desde una aproximación sindrómica como funcional son:

  • Trastornos de conducta
  • Trastorno por déficit de atención e hiperactividad
  • Depresión infantil

INTERVENCIÓN PSICOPEDAGÓGICA

Intervención individual

Hoy en día existen identificadas más de doscientas técnicas y procedimientos psicoterapeúticos diferentes de intervención con niños y adolescentes. La mayoría se tratan desde una perspectiva psicológica conductual.

Para el trastorno por déficit de atención e hiperactividad junto a la intervención conductual se recomienda llevar a cabo un entrenamiento del autocontrol y tras ser pautado por un neuropediatra o neurólogo, la administración de algún fármaco adecuado a su caso.

Para los trastornos depresivos existen terapias contextuales (Hayes, Strsahl y Wilson, 1999).

Será el terapeuta con la colaboración del centro educativo y el compromiso de la familia quien determine la intervención que vaya a llevar a cabo seleccionando objetivos del tratamiento a medio o largo plazo.

Intervención con la familia

Para ser efectivo el compromiso de la familia ha de ser pleno.

Es necesario establecer una entrevista con los familiares implicados y con el propio niño.

Tras haber recogido información suficiente, darles pautas.

 

Colaboración con el centro escolar y la propia Comunidad

La ayuda del centro escolar es clave para tener el éxito esperado.

Es muy conveniente contactar con el centro educativo (su tutor) para evaluar el comportamiento del alumno en su contexto natural.

En los casos por trastornos severos, la ayuda de las Instituciones Públicas de la Comunidad son importantes y la comunicación entre ellas, la familia y el centro básicas.

 

Deja un comentario